Queremos que tu fachada esté siempre como un sol, y para ello la revestimos con los nuevos recubrimientos Nanopor de Baumit con los que se construyen las fachadas que se limpian solas.

La fachada es el traje del edificio, la primera impresión que te llevas al verlo, por lo que es muy importante verla siempre limpia y como nueva.

La vieja aspiración de que el exterior de un edificio se conserve más tiempo bello y en buen estado,  y de  evitar los importantes gastos de repintado, está ya resuelta gracias a la nanotecnología

La nanotecnología es la ciencia que se dedica al diseño y manipulación de la materia a nivel de átomos o moléculas, con el fin de conseguir nuevos materiales con mejores propiedades.

Gracias a estos últimos descubrimientos, Baumit ha desarrollado recubrimientos para fachadas que mediante un proceso de fotocatálisis repelen la suciedad y mantiene la belleza y limpieza de la fachada durante mucho más tiempo.

En el siguiente video puedes ver como funcionan las fachadas que se limpian solas.

Funcionamiento de las fachadas que se limpian solas:

Primero de todo la superficie microscópica que se crea con los recubrimientos Nanopor, es tan extremadamente lisa, que gran parte de la suciedad que normalmente se quedaría pegada a la pared se vea rechazada y caiga al suelo. Esta superficie lisa también ayuda a que el viento y la lluvia desprendan parte de la suciedad que se adhiere a la fachada.

Segundo las sustancias fotocatalíticas se activan gracias a la luz del sol, creando radicales libres que degradan partículas orgánicas y microorganismos. Estas partículas degradadas se caen de la fachada con el viento y la lluvia.

Como pueden ver este es un procedimiento de limpieza natural, que se activa cada vez que hay sol y se completa con el viento y la lluvia. Por lo que su fachada permanecerá durante años como el primer día.